EL CONTRATO

El contrato de franquicia de se firma después del curso de formación. En su clausulado se menciona frecuentemente el manual de franquicia cuyo contenido es de obligado cumplimiento. Su ordenamiento afecta no sólo a los requisitos físicos de la franquicia, como son el despacho, su ubicación, su estructura y decoración, el mobiliario y el equipamiento, sino también a las funciones que ha de desempeñar el Franquiciado. los medios promocionales con los que cuenta, la coordinación con la Agencia, la tramitación que corresponde.

El contrato refleja las obligaciones de las partes, destacando entre las de la Franquiciadora aquellas que son inherentes a una Agencia de la Propiedad Industrial, como la tramitación, mantenimiento, vigilancia y defensa de los derechos de los clientes, siendo el Agente Oficial el que actúa en nombre y representación de éstos con exacto sometimiento a la ley y al Derecho y con la responsabilidad y deontología propia de su profesión. Para el desempeño de la misma el Agente Oficial tiene la obligación legal de mantener en vigor una póliza de seguro de responsabilidad civil y de mantener depositada una fianza

Capítulo aparte merecen en el contrato y en el manual las técnicas de venta o el márketing, así como el marco económico en que se inserta.